Actualizado hace: 3 horas 50 minutos
Manta
Menos aguas negras

Epam asegura que trabaja para que aguas negras no salgan por colectores de lluvias a playas.

Martes 10 Julio 2018 | 11:00

Las descargas de aguas servidas  a través de los colectores de aguas lluvias que terminan en las playas de Tarqui y Los Esteros serán cosa del pasado, aseguró la EPAM.
Víctor Bravo, jefe técnico de la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM), dijo que en ambos sectores se han cerrado doce vertederos clandestinos de aguas servidas conectados a los colectores de aguas  lluvias. 
La mayoría de ellos se han encontrado en la avenida 108 de Tarqui. Uno de los últimos se localizó en esa avenida y la calle 110, razón  por la que esta vía fue  abierta. Esto obligó a abrir la calzada, donde ahora se hacen trabajos finales antes de la reposición del asfalto, detalló.
Las conexiones clandestinas se localizan a través de un robot, y son selladas por hombres buzos.
Los dos colectores de aguas lluvias que salen en la playa de Tarqui, uno a la altura del Parque del Marisco y otro en el acceso a Playita Mía, ya no descargan aguas servidas; el flujo de agua que sale es potable, producto de las interconexiones y pruebas entre la vieja tubería y la nueva que se realiza.
Agregó que ahora se trabaja en Los Esteros para evitar la salida de las aguas negras al mar. Posteriormente se trabajará en los colectores que salen al mar a la altura de Inepaca y en la calle 15,  que termina en el Yacht Club.
 
>red de agua. Las nuevas tuberías para las descarga de aguas servidas que se instalaron tras el terremoto del 2016 ya están funcionando, sin embargo se hacen ajustes y correcciones, dijo.
Bravo añadió que a partir de este 15 de julio las redes antiguas de agua potable dejarán de funcionar en Tarqui y Los Esteros, para dar paso al nuevo sistema  que fue reconstruido.
Richard Delgado, dirigente de Playita Mía, dijo que las aguas negras que salían por el colector de aguas lluvias les generaron enormes perjuicios. ”Ahora vemos salir agua, pero en menor cantidad y con pocos olores. Ojalá la promesa de no tener más contaminación sea una pronta realidad”, señaló.