Actualizado hace: 6 minutos
El millón de los obreros

El municipio de manta está cancelando un millón 343 mil dólares a los obreros por un traspaso considerado ilegal.

Miércoles 16 Mayo 2018 | 11:00

Para el alcalde Jorge Zambrano, la empresa Costa Limpia nunca debió existir. 

Lo dijo la noche del lunes en un mensaje que colgó en Facebook, y lo dice también porque le costó al municipio una sanción de un millón 343 mil dólares.
Se trata de un juicio que ganaron los 207 obreros al municipio por haberlos retirado de Higiene en el 2010 para ubicarlos en la empresa Costa Limpia, creada por la mancomunidad de Manta, Montecristi y Jaramijó.
Según el abogado Félix Alcívar, quien representó a los obreros, ellos fueron cambiados de la empresa haciéndoles perder todas las conquistas laborales y años de trabajo que tenían hasta entonces. 
Aquello ocurrió en la anterior administración municipal, de Jaime Estrada, y el caso se llevó en un Tribunal de Arbitraje y Conciliación.  
 
Sentencia. La sentencia se dio en julio del año pasado, y el cabildo tuvo que llegar a un acuerdo para pagar el dinero y además reincorporar a los obreros a la Dirección de Higiene, expresó Cecilia Veloz, directora financiera del municipio. Es así que mensualmente el cabildo desembolsa 111 mil 983 dólares que son divididos entre los 207 obreros con una cuota de al menos 500 dólares cada uno. 
El dinero termina de pagarse en julio de este año, y es un monto muy aparte de la remuneración que reciben por su trabajo. 
Los sueldos le representan al municipio 150 mil dólares cada mes. Ellos ganan un sueldo básico (381 dólares).
La sanción es alta, considera el alcalde Zambrano, y agrega que por estos valores “tendrán que responder quienes autorizaron el traspaso de Higiene a Costa Limpia de forma irresponsable”. 
A más de aquello, el municipio trata de ponerse al día en el pago de los obreros. 
El cabildo espera un documento del IESS que garantice enrolar a los obreros al municipio bajo el Código de Trabajo, una figura laboral que actualmente ya no existe en la función pública, pero que los obreros lograron obtener también en el juicio laboral.