Actualizado hace: 45 minutos
Que se vayan todos a la cárcel
Por: Carlos García

Miércoles 14 Febrero 2018 | 11:00

Dos de cada tres ecuatorianos decidieron poner fin a la década correísta. La consulta del 4F bloqueó, por ahora, a quienes se pensaban dueños del país y todas las funciones del Estado. Se dejó cerrada toda posibilidad a cualquier político de perpetrarse en el poder, un mal de muchos funcionarios ecuatorianos. No hay alcalde, prefecto, asambleísta ni presidente que no quiera reelección. 
Y si se van mínimo quieren que su hijo, mujer o hermano hereden el poder. El país cerró ese capítulo y el nuevo gobierno debe entender el Sí y no interpretarlo como un triunfo de ellos.
El ciudadano no quiere más de lo mismo.
El presidente debe fortalecer lo bueno hecho por 
Correa, sepultar los errores y desenterrar la corrupción que acabó con un proyecto de gobierno que no era malo, hasta que se rodeó del círculo rosa y oscuro de la derecha. Todos esos funcionarios correístas, de otros gobiernos, y del actual, involucrados en corrupción deben irse presos. Al menos ya no tienen derecho a participar como candidatos una vez sancionados por corrupción.