Actualizado hace: 11 horas 24 minutos
El concejal Pico
Por: Freddy Solórzano

Martes 09 Enero 2018 | 11:00

“Pico ya pidió disculpas, pero el daño está hecho.

 El concejal Fernando Pico cayó en desgracia. Llamó a una agente de Tránsito y le dio una hora de plazo para que borre la multa de su esposa, quien cometió una infracción. El audio de la llamada copó las redes y a Pico le han dicho hasta de lo que va a morir. El concejal pidió disculpas, pero el daño está hecho. De todo esto queda una lección para los que tienen poder en la función pública: es mejor no amenazar por celular, porque con la nueva tecnología se puede guardar la conversación y luego compartirla; pasarás la vergüenza de tu vida y puedes sepultar tus sueños políticos. Lo óptimo sería que nadie abuse de su poder, pero eso es pedir demasiado. La santidad no existe. Antes, cuando se amenazaba, se recurría a un emisario para dar el recado. Si después la víctima te acusaba, tú, con todo el descaro del mundo, decías que eras inocente y que eran tus enemigos los que te querían hacer daño. Bueno, ahora sí pongámonos serios. Hay otra lección en todo esto. Como alguien dijo, el poder puede ser como un  explosivo: o se maneja con cuidado o estalla en la cara.