Actualizado hace: 21 minutos
Hay agua, pero sigue la sed
Por: Manuel Moreira

Jueves 30 Noviembre 2017 | 04:00

El Municipio de Montecristi prefiere vender el agua a los dueños de tanqueros en vez de mejorar su distribución en los 104 barrios del cantón. Ofrece vender agua a precios módicos y de buena calidad. Si hay suficiente agua, ¿hasta cuándo los habitantes de la parroquia Leonidas Proaño tendrán que madrugar para recibir el servicio? Los 34 barrios de esta parroquia reciben el líquido cada 15, 22 y hasta 30 días. Tengo la certeza de que los tanqueros venderán el agua en aquellos sectores donde el municipio ha dejado de distribuirla: La Pila, Estancia Las Palmas, Cerro de Hojas y El Paraíso de los Robles. Y, ¿si en vez de ofrecer el agua a los tanqueros, mejor actualizan el sistema de cobro para que el usuario pague el servicio los primeros 15 días del mes y no después de la fecha 20? O mejor, impulsar un plan para evitar privatizar la distribución del líquido a través de una alianza con una empresa privada. La historia revela que Montecristi tiene suficiente agua, pero sus barrios continúan con sed.