Actualizado hace: 28 minutos
Perú
Buscan a violador que fugó de la cárcel tras ser suplantado por su gemelo

Las autoridades peruanas continúan hoy la búsqueda de un violador que el domingo se fugó de la prisión al ser suplantado por su hermano gemelo, quien este martes fue puesto en libertad tras alegar que fue drogado por su hermano cuando lo visitaba en la cárcel.

Miércoles 11 Enero 2017 | 11:36

Aunque varios medios locales informaron el lunes que el violador había sido capturado poco después de fugarse, el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), Carlos Vásquez, confirmó hoy a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) que aún se encuentra en paradero desconocido.

Vásquez anunció que Alexander Jheferson Delgado Herrera, de 27 años, condenado a 16 años de cárcel por violación y robo agravado, será incluido en la lista de los delincuentes más buscados del país, con una recompensa para quien ofrezca información de su paradero a la Policía Nacional del Perú (PNP).
El funcionario añadió que, cuando sea capturado de nuevo, será trasladado a la prisión de Challapalca, situada en el sur de Perú, a unos 5.000 metros de altura.
El violador se encontraba recluido hasta ahora en la prisión de Ancón I, situada en el norte de Lima, y cuyo director fue destituido, mientras que se les abrió un expediente disciplinario a otros seis funcionarios de la cárcel, según Vásquez.
El suplantador, Giancarlo Delgado Herrera, quedó este martes en libertad después de que fuera interrogado en la comisaría de Ancón y eludiera un pedido de prisión preventiva de la Fiscalía al haberle imputado el delito de favorecimiento a la fuga, cuya pena máxima es menor a cuatro años de cárcel.
Delgado acusó a su hermano gemelo de haberle drogado con una bebida que le ofreció mientras lo visitaba el domingo por la tarde dentro de la prisión.
"Estuvimos conversando y comiendo en su celda. Yo tomé una bebida hidratante que él me dio y a los pocos minutos me quedé dormido. Al parecer, me pepeó (drogó)", contó.
"Cuando me desperté no podía levantarme. Sentía mi cuerpo pesado, y en la puerta vi a cinco internos que me comenzaron a insultar. Luego vinieron más y me golpearon hasta que llegaron dos vigilantes que me recogieron", agregó.
Carlos Vásquez aseguró que esa explicación "solamente se la puede creer esa persona" porque recordó que para salir de la prisión hay que pasar seis controles y que al inspeccionar la celda del prófugo se encontró tinta y material para fraguar sellos. EFE