Por Wellington Vélez

El ánimo es el mismo pero la forma de celebrar ya no. Es que el 16 de abril, también afectó a la farra y a varios de los lugares que la ofrecían en Bahía de Caráquez.

Varios fueron los locales que sufrieron daños en su estructura que impidieron que se realicen eventos para los fiesteros.

Uno de ellos fue Maui Living House, una discoteca ubicada en el malecón Alberto F. Santos y donde los bahieños y turistas acudían en busca de diversión. La misma, se destruyó en su interior y su estructura, quedó inutilizada.

Antes del terremoto, también la ciudad, había sufrido el cierre de varios lugares de diversión, entre ellos, el Saxo Bar y la zona de bares construidos por el MINTUR en la zona de la avenida de la Unidad Nacional.

Pero sin lugar a dudas, el desastre ocasionado por el terremoto y el impacto emocional de los ciudadanos, provocó el descenso de los visitantes a los bares, ya que además de no contar con muchos ánimos para hacerlo, no se contaban con muchos lugares para hacerlo.

Belén Jayaf, propietaria de 3 bares de la ciudad (Cafetería San Antonio de Caráquez, Maui Express y Blue Moon), manifestó que para las personas que trabajan en la organización de eventos y en la oferta de diversión musical, la afectación que dejó el terremoto fue de gran magnitud, ya que se perdió mucho dinero tras la pérdida de electrodomésticos, computadores, equipos de sonido, entre otros.

En mi caso, demoramos alrededor de 5 meses, para poder reactivarnos, luego de aplicar a un crédito de 5.000 dólares en una institución financiera, para poder contar con todos los servicios que exigen los clientes y también, esperando que existiera la predisposición de los fiesteros de visitarnos y que hubiera mayor circulante de dinero, comentó.

Ya a casi un año, ha habido actividades organizadas por parte del Departamento del GAD Municipal de Sucre que han aportado a la llegada de turistas y a que los feriados también, dan una oportunidad para contar con la presencia de los visitantes, aseguró.

Creo que estamos en un 60 por ciento de reactivación, por ello, seguimos necesitando mayor promoción y contar con la paciencia suficiente a la espera de la culminación de las obras básicas que se ejecutan en la ciudad, concluyó la servidora turística.

En estos tres locales, laboran 14 personas, antes del terremoto, eran 16.

Jaqueline Franco, quien visita regularmente la zona rosa de Bahía (el malecón de la ciudad), manifestó que la marca MAUI, de manos de Belén, ha sido la que a pesar de todo lo que ha pasado, ha creído en que aquí, se puede generar ganancias, ofreciendo un buen servicio para los que gustan de la diversión sana.

Además de generar, también ofrece oportunidades de trabajo a varias personas que colaboran en su local, concluyó Franco.

Durante el proceso de reactivación, los amantes de la diversión, también optaron por cruzar el puente Los Caras e ir tras las ofertas que presentaban karaokes y bares de San Vicente y de Canoa.

Aracelly Coello, propietaria de la cabaña El Barquito de Canoa, recordó que unos 20 días después del 16 de abril, se organizó un campeonato de surf en Canoa, con el apoyo de la Federación de Surf, donde pudo poner nuevamente en marcha su local, obteniendo buenas ganancias.

Los ciudadanos de Canoa nunca bajaron sus brazos en la reactivación del balneario, aunque sí creemos que se necesita la reactivación de la plaza hotelera que había, ya que ambos servicios van de la mano, los turistas que quieren farrear, necesitan donde quedarse a descansar, aseguró.

Canoa tiene un imán para los turistas que aman este balneario y sinceramente, no creo que haya afectado en grandes proporciones la diversión y la vida nocturna, dijo.

Para July Hidalgo, presidenta de la Comisión de Turismo del GAD Municipal de Sucre, destacó que la ciudad en sí fue muy afectada, desde la misma pérdida de los espacios turísticos y de diversión, donde se ejecutaban eventos masivos, como el teatro municipal Sucre donde se realizaban eventos culturales, así como el salón del Bahía Yatch Club y el salón del hotel La Piedra.

Esta pérdida y la posterior reactivación, ha sido muy dura, dado que el apoyo de las instituciones bancarias no han dado todo el apoyo que se debía, y los que sí lo han hecho, ha sido gracias a su deseo de superación, acotó la funcionaria.

Uno de los lugares preferidos por la ciudadanía, es el malecón de la ciudad, donde los grupos de personas se congregan para compartir de música al aire libre acompañada de una bebida de licor, hasta las 2H00 AM, según lo permitido por la ley.

Uno de los conflictos con los que se encuentran, es justamente el horario, que a decir de ellos, debería ser alargado (4H00 AM), por ser una ciudad turística.



Galería de imágenes

- Clic para ampliar -