Actualizado hace: 25 minutos
El atún tiene tarjeta amarilla
Por: Carlos García

Viernes 27 Diciembre 2019 | 11:00

 La “tarjeta amarilla” que tiene el sector atunero no puede ser un tema de segunda mano. El Gobierno debe ponerse a trabajar y cumplir con los controles que exige la Unión Europea. Y no solo se trata de actualizar la Ley de Pesca ni ir a Bruselas a reuniones.

Europa exige controles de trazabilidad, lo que implica tener técnicas y equipos para determinar el origen específico de cada atún, el barco que lo pescó, cuándo desembarcó esa captura, cuándo entró en la planta transformadora, cuándo salió y cuándo se exportó.
No es sencillo, pero hay que hacerlo y el Gobierno debe exigir al sector atunero cumplir con su parte. 
Esa tarjeta amarilla pone en peligro a una de las principales industrias del país, ya que Ecuador es el segundo productor y exportador de atún del mundo.
La sostenibilidad del atún es importante para la misma industria, para el país.  
No deben verlo como una exigencia ambientalista o comercial.