Actualizado hace: 1 hora 7 minutos
la navidad
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 23 Diciembre 2019 | 11:00

 Estos días, dos mil años después del nacimiento de Cristo, me he dado cuenta que vivimos la misma situación que vivieron María y José.  

Las cosas, ciertamente, han sufrido el influjo del tiempo pero en su esencia casi no se han alterado: María y José viajan a Belén para hacerse censar. Llegan ahí como forasteros, como los forasteros que llegan a nuestras ciudades y que se vuelven “invisibles”. No porque tengan el poder de desaparecer, sino porque simplemente no queremos verlos. 
En las posadas no había sitio. Belén se llenó de gente como nunca antes. Si quieren tener una idea vayan a cualquier centro comercial y lo vivirán: gente con prisa, cargada de cosas, personas de malhumor, unos entrando y otros saliendo. Personas sin tiempo para preocuparse por otras personas. Fuera del centro comercial verán a personas pobres que ven pasar la vida desde un rincón donde sientan que no son estorbo para nada. Pobres que, sin embargo, no se dejan robar la alegría de un hijo que les nace, de un niño que se les entrega.  
Feliz Navidad a aquellos que no les da miedo ver un niño pobre envuelto en pañales. Feliz Navidad a quienes se detienen a ver a las personas. Y feliz cumpleaños, niño Jesús.