Actualizado hace: 7 horas 2 minutos
Dueños de los cargos
Por: Carlos García

Viernes 15 Noviembre 2019 | 11:00

 Pasa en todos los niveles de gobierno.  

Presidentes que se creen indispensables y que son capaces hasta de manipular resultados para seguir en el poder. 
Prefectos, alcaldes y concejales que se “enamoran” del cargo o de las coimas. En fin, casi todos los políticos una vez que llegan no pueden dejar “la teta”.
Lo que acaba de pasar en Bolivia superó todo trastorno político.
Evo Morales no podía ser candidato, incluso, en un referéndum la mayoría de ciudadanos le dijo no y pese a todo participó, y con un “apagón informático” el Consejo Electoral, manejado por él, cambió los resultados.
Ese mal llamado “Síndrome de Hubris”, o adicción al poder, es una enfermedad que los hace sentir importantes y creer que lo saben todo. Tener mucho poder los hace adictos.
El mal afecta a toda clase de funcionarios. Se creen dueños de los cargos. Gente que hace de todo para seguir contratando, manejando recursos y pidiendo “porcentajes”.