Actualizado hace: 10 horas 16 minutos
Licor alterado con metanol mata a 19 personas en un mes y alerta a Costa Rica

Sábado 20 Julio 2019 | 14:46

Una serie de marcas de licor alteradas con la sustancia metanol es la causa más probable de muerte de al menos 19 personas en Costa Rica y ha encendido las alarmas en las autoridades de salud, las cuales han extremado la vigilancia y las labores para sacar de circulación el producto.

El último informe del Ministerio de Salud confirma la muerte de 19 personas probablemente por intoxicación con metanol entre junio y julio, mientras la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), a cargo de los centros médico públicos, indicó que ha atendido a un total de 36 pacientes por esta causa.
Las muertes corresponden a 14 hombres y 5 son mujeres, con edades entre los 32 y 72 años. Las muertes han ocurrido en cinco de las siete provincias del país: San José, Cartago y Heredia (en el centro del país); así como en Limón (Caribe) y Guanacaste (Pacífico).
Hay dos personas más fallecidas que está por comprobarse su causa de muerte.
Los licores adulterados se comercializan bajo las marcas "Guaro Montano", "Aguardiente Barón Rojo", "Aguardiente Timbuka", "Aguardiente Molotov", "Guaro Gran Apache" y "Aguardiente Estrella", sobre las cuales el Ministerio de Salud mantiene alertas sanitarias para evitar su venta.
En los últimos días las autoridades han decomisado un total de 30.000 unidades de estos productos en comercios ubicados en todo el país.
Las marcas cuentan con registros sanitarios, por lo que las autoridades sospechan que están circulando unidades legítimas y otras adulteradas. Ante esto han optado por prohibir la venta.
El pasado viernes 12 de julio el Ministerio de Salud presentó la denuncia ante las autoridades judiciales.
La investigación judicial será la encargada de determinar los responsables de alterar los productos, así como los cargos penales que se les imputarán.
La CCSS informó este sábado que un equipo integrado por especialistas en epidemiología, emergencias, farmacia y laboratorio, se mantienen en sesión permanente de trabajo para afinar el abordaje de pacientes que ingresan a los diferentes servicios de Emergencia con sospecha de intoxicación por metanol.
Las autoridades han establecido una definición de caso sospechoso para identificar en los servicios de emergencias con mayor precisión a pacientes con manifestaciones clínicas que puedan estar relacionados con esta intoxicación.
A los pacientes sospechosos de intoxicación con metanol se les practican una serie de exámenes de laboratorio, gases arteriales y pruebas de función renal para determinar las alteraciones en el sistema circulatorio que puedan provocar fallas en órganos como el cerebro, los ojos, el riñón y el hígado.
La CCSS detalló que como parte del tratamiento, al paciente se le administra una sustancia que actúa como antídoto, pero que la entidad está tratando de adquirir un antídoto alternativo mediante coordinaciones con el Ministerio de Salud y con la Organización Panamericana de Salud (OPS).
El metanol es una sustancia química utilizada como combustible, solvente o anticongelante, que no es apta para el consumo humano, pero que puede estar presente en licores de producción informal e ilícita, han informado las autoridades..
Los síntomas iniciales de intoxicación por esta sustancia son somnolencia e inestabilidad, posteriormente pueden escalar a mareos, cefalea y dolor abdominal, y luego convulsiones, ceguera, paro cardiorrespiratorio y hasta la muerte. EFE