Actualizado hace: 51 minutos
“Para que esté cerca"
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 10 Junio 2019 | 11:00

Dice el libro de los hechos de los Apóstoles que cincuenta días después de la Pascua, vino el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego.
Muchos hoy aún sueñan con volver a ver las lenguas de fuego o sentir la ráfaga de viento que les señale la fuerza de ese mismo Espíritu. Sin embargo, hay una manifestación mucho más bonita que hemos olvidado o no hemos entendido. En griego al Espíritu Santo se lo llama Paracletos, esta palabra viene de dos vocablos que se traducen por “aquel que se llama para que esté cerca”.
Humanamente hablando, y cuando hemos tenido necesidad, hemos llamado a nuestra mamá “para que esté cerca”, a lo mejor no ofrecía ni medicina ni solución pero su compañía ya era una ayuda y una fortaleza. Lo mismo con el Espíritu Santo, cuando el alma está agobiada y confundida podemos llamarlo “para que esté cerca”. Su presencia ya es nuestra primera ayuda.
Ese Espíritu no viene con la violencia que nos relata la Biblia, hoy su presencia es más tierna. Está con nosotros desde el momento en que fuimos concebidos. Y sigue viniendo cuando hemos celebrado los diferentes sacramentos que sirven para nuestra salvación.