Actualizado hace: 16 minutos
Gajes del oficio
Por: Yuliana Marcillo

Domingo 26 Mayo 2019 | 11:00

 Usted es una mujer muy inteligente. ¿Por qué lo dice? Porque sí, ¿o no lo es? Creo que sí. A mí me apasiona su inteligencia. Tiene razón, me gusta lo que hago. La manera en que escribe y cómo lo dice, eso es lo que me encanta y me excita. ¿Le excita lo que escribo? Las dos cosas. ¿Cuáles dos cosas? Lo que hace y lo que es. ¿Y qué soy? ¿Usted sabe qué soy? Una mujer interesante y rica. ¡Soy tremendamente pobre! No lo piense tanto, responda pronto. ¿Qué quiere que responda? Si cree que es una mujer especial. Creo que soy normal. ¿No le gustaría conocerme? Le propongo una cita. No puedo, soy una mujer casada. Nadie se enterará. No quiero problemas. Quisiera poder hablar de otras cosas. ¿De qué tipo de cosas? De la vida, de tonterías. Estamos haciendo eso ahora. ¿Va a escribir sobre esto? Probablemente. No ponga mi nombre, mi esposa me podría descubrir. No sé su nombre. Pero ella sabe cómo escribo. Eso me interesa. ¿Mi mujer? No, ese tipo de lecturas. Mañana a las 03h33. ¿Por qué a esa hora? Llevaré un maletín negro. No creo que pueda. La esperaré.