Actualizado hace: 1 hora 45 minutos
Santo Domingo
Alud de tierra cobra dos vidas

Las esperanzas de encontrar con vida al vigilante de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Eduardo García López, se desvanecieron tras ocho horas de búsqueda.

Martes 21 Mayo 2019 | 11:00

 A las 09h30 de ayer su cuerpo fue encontrado por la pala de una maquinaria entre el lodo y piedras que se habían deslizado desde la montaña, en el kilómetro tres de la vía Santo Domingo-Las Mercedes. 

El agente, de 25 años de edad, murió mientras trabajaba, minutos antes de que la tierra lo sepultara  había atendido junto a sus compañeros una emergencia en la que dos motorizados resultaron heridos producto de la caída de rocas a la carretera.
El cadáver de Eduardo fue rescatado y trasladado al Centro Forense de Santo Domingo.
Fue una escena desgarradora, el llanto del hermano de Eduardo, quien también trabaja en la CTE, conmovió a los presnetes: “¡mi hermano, no!”, lamentaba  mientras recibía consuelo de sus compañeros, quienes tampoco pudieron disimular su pesar. 
Milton Aráuz, de la Unidad de Rescate y Emergencias Médicas (UREM), sostuvo que se realizó un  arduo trabajo para hallar el cuerpo, que fue localizado casi al borde de la calzada.
Mientras duró la limpieza de la vía y la búsqueda se daba paso controlado por lapsos de cinco minutos. 
 
En el balde. El ahora occiso había tomado procedimiento de un accidente que se originó tras un derrumbe registrado a las  02h00.
Producto de ese deslizamiento Carlos Manzano Andachi, de 29 años, resultó herido de gravedad. Él circulaba en una motocicleta y no pudo esquivar las piedras que habían caído y se impactó.
“Cuatro miembros de la institución acudieron al sitio. Luego de que el herido fue trasladado al hospital estaban subiendo la moto al patrullero. El vigilante García estaba en el balde para ayudar con la moto, fue cuando escucharon el estruendo de la tierra y tres de ellos corrieron, pero el compañero no y quedó atrapado por la tierra”, explicó Denny Chávez, jefe provincial de Tránsito de la CTE. 
Agregó que los vehículos fueron arrastrados por el alud unos tres metros hacia un barranco. 
Carlos Vera, director distrital del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP),  calcula que en el deslave se desplazaron entre dos mil y tres mil metros cúbicos de material. 

Murió. Carlos Manzano Andachi, el motociclista, fue trasladado por una ambulancia al hospital Gustavo Domínguez, a las ocho de la mañana de ayer. 
Sin embargo, no resistió las heridas y falleció minutos después.
Su cuñado, Eddy Espinoza, iba en la moto con él y explicó que habían salido del trabajo y se dirigían a su casa, que está localizada cerca del lugar del siniestro.
“Habían piedras de un derrumbe, no alcanzó a frenar y se impactó. Quedó inconsciente, traté de ayudarlo”, sostuvo. 
Manzano deja en la orfandad a una niña de nueve años y laboraba para una empresa de procesamiento de alimentos, según Edwin Andachi, tío del fallecido. 
Sergio Mera, director médico del hospital Gustavo Domínguez, indicó que el paciente fue ingresado por el área de Emergencia. 
“Llega a Emergencia como código rojo. Su estado era  crítico por lo que fue estabilizado”, puntualizó.
Rafael Oñama, coordinador de Emergencia y Áreas Críticas de dicha casa de salud, manifestó que Manzano presentaba múltiples lesiones en el cráneo, tórax y abdomen. 
“Al momento de su ingreso se evidencia fractura en los huesos del cráneo, estaba en muy malas condiciones. Se procedió a la entubación para ayudarlo”, puntualizó Omaña, sin embargo los esfuerzos de los galenos fueron vanos.