Actualizado hace: 3 horas 40 minutos
Manos a la obra
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 29 Abril 2019 | 11:00

 Hace una semana vivimos la fiesta de la Pascua. Nos alegrábamos por la resurrección del Señor Jesucristo. Lastimosamente esta fiesta, que es la que da sentido a nuestra vida, se la vive de manera apagada. El feriado no es tan largo como en Navidad y como ya gastamos en Navidad y vamos a gastar en los útiles escolares, pues… ya no alcanza para un regalito a mitad de año. Según algunos hay que conformarse con haber participado en el viacrucis o haberlo visto desde el balcón de la casa.

Y sin embargo, la presencia del resucitado no nos deja “dormirnos”. Es una presencia que motiva, llama, invita a no quedarse en la comodidad de la casa. Que no obliga sino que invita, nos hace mirar hacia el hermano que sufre, que está sólo y triste.
Cristo ha resucitado, gracias a Dios aún no hay un personaje (tipo papá Noel) que nos venga a robar esa celebración y esa alegría. Cristo ha resucitado y nos encontrará en nuestras “Galileas” es decir los lugares de nuestra vida diaria, ahí presente entre los que necesitan de lo material y espiritual.