Actualizado hace: 3 minutos
No daña a tu familia
Por: Pedro Vargas

Viernes 05 Abril 2019 | 11:00

 El matrimonio civil igualitario (unión entre personas del mismo sexo) no daña a tu familia. No intenta terminar con el modelo de familia en el que creciste y que seguramente quieres reproducir cuando te cases. Tampoco te obliga a que te cases con una persona del mismo sexo. No. Al igual que el matrimonio entre parejas heterosexuales, será opcional. Es solo darle el derecho a una minoría social de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (GLBTI) a que unan sus vidas a la persona que aman y que esto sea reconocido legalmente por el Estado ecuatoriano. Es una cuestión de derechos, no de moral ni de dogmas religiosos. “Todos somos iguales ante Dios y ante la ley”, repiten los católicos. Pero parece que no entienden lo que significa esta frase cuando se oponen a que las minorías consigan lo negado siempre: plenos derechos. Este país, hoy o mañana, debe caminar hacia una sociedad donde realmente todos seamos iguales, no solo en letras y en cantos floridos.