Actualizado hace: 6 horas 38 minutos
La ciudad ya no tiene que ser vista como un pueblo
Por: Ligia Mendoza

Domingo 03 Marzo 2019 | 11:00

 En el debate al que asistieron tres candidatos a la alcaldía, de los cuatro que fueron invitados, se coincidió en que Santo Domingo debe dar un paso adelante para que deje de ser un pueblo y se convierta en una ciudad ordenada, donde dé gusto quedarse y pasear en familia.

Lo paradójico es que dos de los candidatos ya se han sentado en el sillón alcaldicio y poco o nada han hecho para que “la tierrita”, como muchos llaman a Santo Domingo, ya no sea vista como ese pueblo que cada día crece desordenadamente y donde da la sensación que cualquiera puede llegar y hacer lo que desee. 
Ellos refutarán y dirán que sí, que han trabajado de acuerdo a las necesidades de los santodomingueños, pero la realidad es otra. Santo Domingo no encuentra ese estatus de ciudad que todos los que viven aquí quisieran. El nuevo alcalde o alcaldesa tiene el reto de darle un cambio total a Santo Domingo. Ya dejémonos de falsas promesas y dediquémonos a trabajar por el bien de esta tierra que tanto lo necesita.