Actualizado hace: 6 minutos
¿A quién dirigimos nuestras oraciones?
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 12 Noviembre 2018 | 11:00

 Es muy común escuchar que alguien fue a rezarle a San Antonio, a la Virgen del Cisne o a cualquier otro santo. Muchos hermanos protestantes nos dicen que hacemos mal, ya que debemos orar únicamente a Dios.   

La verdad es que aunque nuestras oraciones vayan dirigidas a alguien en específico (San Pedro, Virgen María, etc.) a ninguna de ellas se las apropia como si fueran Dios. En la obra literaria “La Divina Comedia” hay una frase que dice “yo miraba a Beatriz y ella miraba al cielo”. Esta frase es útil para decir que al igual que le pasaba al personaje de la obra ya mencionada, los santos dirigen nuestra mirada para que no nos quedemos en ellos sino que lleguemos a Dios.  
¿Y si Dios se pone celoso de los santos o de la Virgen María? A esto respondo con la frase de María en las bodas de Caná: “hagan lo que él (Jesús) les diga”. Si en su vida terrenal, María, supo dirigir nuestra atención a Cristo, no creo que en el cielo suceda algo diferente. La única vez que se pone celoso es cuando, en el corazón, se lo reemplaza a él y se pone cualquier cosa o persona.