Actualizado hace: 27 minutos
Amor y odio por el fútbol
Por: Freddy Solórzano

Viernes 09 Noviembre 2018 | 11:00

 Jorge Luis Borges detestaba el fútbol y llegó a decir que “es popular porque la estupidez es popular”. El escritor colombiano Fernando Vallejo en uno de sus libros dice que “cuando la humanidad se sienta ante un televisor a ver veintidós adultos infantiles dándole patadas a un balón, no hay esperanzas”. Sí, maestros, es todo lo que ustedes dicen. También el fútbol relaja, te hace reír, abrazar, gritar, sufrir, querer, maldecir. A la poeta alemana Dorothee Sölle le hicieron esta pregunta: —¿Cómo explicaría usted a un niño lo que es la felicidad? 

—No se lo explicaría, le tiraría una pelota para que jugara.
Un apasionado del fútbol hasta los tuétanos fue Eduardo Galeano, que hasta escribió un libro sobre aquello. El uruguayo llegó a decir esa famosa frase de que “en su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol”. Yo conozco a algunos que se han cambiado de equipo, lo que no han cambiado es su pasión por el fútbol. Son traidores enamorados.