Actualizado hace: 49 minutos
“Lo estaba abrazado para no tener miedo”
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 29 Octubre 2018 | 11:00

 Tu mamá me contó lo sucedido: Tomás, tu mejor amigo, falleció en un accidente, culpas a Dios por no evitarlo y no has visitado a su madre porque no sabes qué decirle. 

¿Dónde estaba Dios cuando Tomás murió? Yo creo que estaba junto a él, abrazándolo para que no tuviera miedo. Tomás no murió solo. Su otro mejor amigo estaba con él.
¿Dios no pudo evitar ese accidente? Los accidentes pasan y el dolor de vivir uno es infinito. No sé si Dios pudo o no pudo haberlo evitado, lo que sí te puedo asegurar es que lo que le sucedió a Tomás, aunque es doloroso, no es malo. No es malo estar con Dios, aunque es doloroso no estar con los otros amigos.
¿Y qué le decimos a la mamá de Tomás? No le digas nada. Hay dolores tan grandes que las palabras solo los ensucian. No digas nada, pero cuando pienses en Tomás, compra flores para su mamá y si vas a su casa ayuda en los trabajos que él solía hacer, ella comprenderá. Una mamá siempre comprende.