Actualizado hace: 28 minutos
Alergias Raras
Por: Yuliana Marcillo

Viernes 21 Septiembre 2018 | 11:00

 En estos días he usado más taxis de lo que quisiera; por lo tanto, estoy llena de historias que quisiera contar. 

Una de esas proviene de un taxista con el que he coincidido dos veces. Ese día yo tenía alergia, y se apiadó contándome un secreto: a él le producen alergia los malos olores corporales. Una vez tomó como pasajera a una chica desde el aeropuerto, quien se sentó a su lado, de copiloto. El olor que desprendía de sus axilas hizo que el taxista manejara a límites no permitidos dentro de la ciudad. Estaba desesperado. La alergia fue imparable aquel día. Llevaba la cabeza fuera de la ventana, me dijo. No exagero, me lo contó con absoluta seriedad y vergüenza. Fue a la farmacia desesperado. Compró una cantidad exagerada de antihistamínicos. No pudo trabajar más, la medicina le produjo sueño y prefirió irse a casa. No es la primera vez que le pasa; otros olores, que bajo su olfato sean desagradables, lo ponen como loco. Se le bajan las defensas, lo mandan a casa a morir. En la radio suena “Un mal olor”, de la orquesta Guayacán.