Actualizado hace: 5 horas 1 minuto
El Carmen
Encadenados fueron atendidos

Los casos de personas encadenadas por sus propias familias, conocidos este año, han sido atendidos por autoridades.

Jueves 30 Agosto 2018 | 11:00

 El primer caso se conoció en febrero en el sitio El Rocío, perteneciente a La Bramadora, de El Carmen.

En un cuarto de unos tres metros cuadrados permanecía Cristóbal Barreto (49). Él se accidentó hace seis años y después de varias semanas en coma, siguió con vida, pero perdió la memoria a tal punto que salía de su casa sin rumbo.
Esa situación llevó a su madre, María Loor, a encadenarlo para impedir que se salga de la vivienda pues en una ocasión lo encontró en El Carmen, a unos 50 kilómetros de su domicilio.
Guido Mosquera, coordinador zonal 4 del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), manifestó que con el Ministerio de Salud Pública (MSP) se brindó a Cristóbal atención priorizada y especializada con el psiquiatra para valoración médica y de discapacidad.
Se logró además que sea usuario del bono Joaquín Gallegos Lara, que es de $ 240, mencionó.
 
SE RECUPERÓ. El segundo hecho conocido fue en junio, cuando Stelita Figueroa encadenó a su hijo Danny Zambrano (35), por su adicción a las drogas.
La señora manifestó que su vástago recibió apoyo del Distrito de Salud, pero por voluntad propia decidió internarse en una clínica particular y después de un mes que estuvo en rehabilitación, se recuperó.
Actualmente Danny trabaja en una bananera en la provincia de Los Ríos.
Su madre por ahora ha guardado las cadenas y espera no volverlas a usar, al menos con uno de sus familiares, hay vecinos que quieren comprárselas para encadenar a una persona en adicción, dijo.
Destaca que su hijo tuvo también ayuda espiritual y cree que eso le sirvió de mucho. Ahora sólo ruega que Danny no recaiga en el mundo de las drogas.
 
CON MEDICACIÓN. A inicios de agosto su hizo público la historia de un hombre que permanecía atado para impedir su libre movilidad. Se trata de Édison Agustín (29).
Lorgia Muentes, su mamá, manifestó que desde hace tres años a su hijo le dio una extraña enfermedad que le hizo perder la noción del tiempo y de las cosas.
Se comportaba agresivo con todos y fue cuando decidieron atarlo.
El caso fue atendido por parte de las autoridades.
Angélica Loor, directora distrital del Mies, manifestó que a Édison se lo llevó a una casa de salud en Santo Domingo de los Tsáchilas, y por ahora se espera la reacción a los medicamentos que le han suministrado.
Según eso, se determinará si él continúa en su hogar o debe ser enviado a un lugar más especializado, añadió la funcionaria.