Actualizado hace: 4 horas 29 minutos
María, Reina y Servidora
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 20 Agosto 2018 | 11:00

 El 15 de agosto se celebró la Asunción de María a los cielos. En ese día el evangelio que se nos proponía narraba la visita de María a su prima Isabel. La estrofa final de la lectura decía: “María se quedó con Isabel unos tres meses”. La verdad es que he leído ese pasaje infinidad de veces pero nunca había pensado en María como “empleada doméstica” de su prima. La palabra “servidora” es muy formal, crea mucha distancia con lo que hizo María. En cambio el término “empleada doméstica” encierra una humildad y una disponibilidad única. Pienso en la Virgen María, pienso en mi mamá, pienso en las miles de mujeres que ayudan a aquellas que han dado a luz. María no se quedó con Isabel para ser servida. María se queda para servir, para arreglar la casa, cuidar la dieta de Isabel, se queda para conversar “cosas de mujeres”; por supuesto que Zacarías, esposo de Isabel, estaba ahí pero hay cosas para las cuales los hombres somos un gran cero a la izquierda. A María la llamamos reina de todo lo creado, por ser madre de Cristo Rey. Sin embargo, nada impide pensar en ella como la joven que ayuda con los quehaceres de la casa.