Actualizado hace: 33 minutos
España
Madrastra revela asesinato delante de las autoridades españolas

La dominicana Ana Quezada confesó ayer a las Fuerzas de Seguridad Españolas que mató al niño de ocho años Gabriel Cruz.

Miércoles 14 Marzo 2018 | 10:00

Quezada, detenida el domingo pasado, declaró a los agentes que Gabriel la agredió y ella respondió con un fuerte golpe dado con el hacha el mismo día de la desaparición del niño, el 27 de febrero pasado, en una localidad de la provincia de Almería, en el sureste de España.

La autopsia, según indicaron fuentes de la investigación, muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento. El juez encargado ha prohibido la incineración del cadáver por si fuera necesario practicarle más pruebas.
El caso ha tenido una gran repercusión social y mediática en todo el país desde un primer momento, y decenas de personas (a veces más de 200) entre profesionales y voluntarios estuvieron buscándolo intensamente en un radio de hasta doce kilómetros desde el lugar de la desaparición.
Son innumerables las muestras de dolor que han recibido estos días los padres, Patricia Ramírez y Ángel Cruz, siempre emocionados, procedentes de sectores sociales, de las autoridades y de la política.
Cuerpo. El cuerpo del niño fue encontrado el domingo por la Guardia Civil en el maletero de un carro que conducía la mujer.
Quezada era pareja del padre del niño en el momento de los hechos y aunque colaboraba estrechamente con el resto de la familia para su localización, los investigadores sospecharon de su actitud.
El pequeño desapareció tras salir de casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros, en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), según medios locales.