Actualizado hace: 2 horas 55 minutos
La Concordia
Esperanza recibió cuatro machetazos

Cuando Jackeline vio a su tía llena de sangre y malherida sintió miedo y angustia.

Miércoles 14 Febrero 2018 | 11:00

 “Vinieron a mi casa para darme la noticia. Salí corriendo con mi hijo en brazos, pero nunca pensé encontrar a mi tía en esa situación”, dijo la mujer, quien ayer se encontraba en el hospital Gustavo Domínguez, donde Esperanza está internada.

Hasta la tarde de ayer su estado era estable.
Esperanza, de 55 años de edad, perdió su mano y oreja izquierda tras ser atacada con un machete, según reporte policial, por su conviviente, quien está prófugo. Él le propinó cuatro machetazos. 
El ataque ocurrió la tarde del domingo en una vivienda del barrio Bélgica, de La Concordia, en Santo Domingo de los Tsáchilas, donde la herida arrienda hace una semana. 
Jackeline dijo que Esperanza también resultó con una herida en la cabeza, algo que podría afectar su memoria.
“Eso fue lo último que me explicaron los doctores, ellos están esperando su evolución”, explicó la mujer.

“Celos enfermizos”. Lo que Esperanza le ha comentado a su sobrina es que ella no pudo defenderse del ataque que le hizo su pareja. 
“Solo vio cuando él se le fue encima y ella, por esquivarse del primer machetazo, puso la mano izquierda y se la voló”, añadió.
“Mi tía dice que alcanzó a golpear a su pareja con una escoba, pero no tenía fuerzas, por lo que fue imposible defenderse”, manifestó Jackeline. 
Un vecino que se percató de lo que ocurría hizo que Esperanza lograra escapar de su agresor.
Jackeline indicó que su tía siempre le ha tenido temor a su conviviente por su comportamiento agresivo. 
“Nunca había pensado denunciarlo, pero ella tenía planeado dejarlo por sus constantes insultos y maltratos”, refirió. 
Según la sobrina de Esperanza, el presunto agresor “tenía unos celos enfermizos”.  
Jackeline aseguró que la pareja de su tía logró escapar. 
Él se llama Luis y tiene 28 años de edad. 
Hasta la tarde de ayer no era capturado por la Policía, se informó. 
Personal de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Personas (Dinased) investiga el caso. 
Jackeline confía en que la Policía capture al presunto responsable.
“Esto no puede quedar así, mi tía está viva de milagro, pero con daños irreversibles tanto físicos como psicológicos”, explicó la señora.