Actualizado hace: 8 horas 31 minutos
Correa y los besos de Judas
Por: Gabriel Pazmiño

Domingo 24 Diciembre 2017 | 04:00

 El expresidente del país, Rafael Correa, no solo crió bandadas de cuervos: también alimentó a traidores. Al final de su periodo, ambos le sacaron los ojos y le dieron la espalda. Fue una parte de militantes que durante 10 años de su gobierno le dio el beso de Judas, esa misma que hoy cambió los ideales revolucionarios por un cargo público.

En otras palabras: nunca les importó la Patria, sino sus bolsillos. Gente sin criterio, gente sin principios, gente que hoy vota por el sí y mañana por el no sin complicación alguna.  
Eso fue frustrante para él, aunque a la vez resultó confortable para descubrir a los falsos. 
En su última visita a Ecuador, Correa dijo que su gran error fue haber creído que todo el mundo era igual que él. Es decir, “con los mismos ideales y dispuesto a defenderlos”. Yo creo que su otro error fue creer que todos eran santos. Metía las manos al fuego por ellos sin medir a quién se llevaba por delante. Eso les dio poder y fortuna a varios que hoy tampoco están.